Blog

blog

DAÑO CEREBRAL...¿Y AHORA QUÉ?

 

http://www.elcomercio.es/asturias/siero-centro/201501/30/enfermos-ictus-sufrimos-mucha-20150130004431-v.html

"Si pones en la calle un paciente y no pones un servicio de valoración de secuelas, le estás privando de una serie de derechos que son fundamentales."

 

No se puede decir más claro...

El sistema sanitario público, ceñido lamentablemente a un modelo médico biologicista y arcaico en el que se sobrevalora la medicina y se infravaloran el resto de las intervenciones sanitarias (logopedia, fisioterapia, psicología, terapia ocupacional…), se limita a hacer desaparecer el riesgo vital, a paliar síntomas o a sobremedicar a los pacientes.

Millones y millones de artículos nos hablan de lo necesaria que es la ya de sobra conocida “multidisciplinariedad de la enfermedad”, pero parece que se ha quedado en el papel. En la vida real, fuera de la medicina, el resto de profesionales nos encontramos también desamparados.

Se sigue tratando a las personas bajo la misma perspectiva que hace un siglo, o dos…cuando no se conocía más allá de lo visible (sangre, erupciones, hinchazones, comportamientos, etc) y ahora sí…Qué está fallando entonces?

Quizás el desmedido interés económico que mueve el mundo esté impidiendo el progreso en la salud…muchos médicos (que no todos) y muchas farmacéuticas (que sí todas) les tienen un miedo atroz al reconocimiento de otras disciplinas para la consecución de la SALUD. Un término que se ha adueñado la medicina pero que corresponde a muchas otras ciencias, como las mencionadas anteriormente. Y si no, que se lo pregunten a quien salvan la vida en una UCI pero lo dejan caer al vacío del desconcierto, la duda, el sufrimiento…día tras día, cuando su cuerpo está vivo pero su vida ya no está.

En el caso concreto de los pacientes con daño cerebral, la situación es desoladora.

La frase que más refleja la deficiencia y la precariedad del sistema sanitario público, es la que cada día muchas familias piensan o dicen una vez que dan el alta médica a un paciente con daño cerebral…”Y ahora…qué?”

He oído muchas experiencias de este tipo y en todas se repite un mismo patrón: no les dan información sobre qué hacer o cómo actuar con su familiar, no les proporcionan ayudas o contactos para proseguir con el tratamiento que necesita su familiar, y en muchos casos, les envían a casa asegurándoles que “su familiar ya está bien”. Y ellos piensan (aunque no lo dicen) “no…no está bien…”

Estar bien, no es estar fuera de peligro de muerte, ni tener todos los niveles bioquímicos corporales en los valores medios. Estar bien es poder vivir, disfrutar, hacer lo que te gusta, sentir tranquilidad, alegría, control sobre ti mismo…

Muchos de los pacientes con daño cerebral llegan a sus casas y simplemente, su vida ya no está. Ellos han cambiado, y no sólo en lo físico, que también. Pero a veces lo que más duele no es no poder subir unas escaleras, sino no tener ganas de hacerlo, o si, pero no tener a nadie que te ayude a subirlas.

Estos pacientes dejan de vivir, aunque suene dramático. En muchas ocasiones, se encierran en sus casas y aguantan. Aguantan la soledad, el abandono, el desprecio….y a veces incluso la estafa de las instituciones. Y también nosotros, los profesionales de la neurorrehabilitación, al no ser reconocidos por la SS público, aunque nos forman en universidades públicas y especializan con másters y carreras bastante costosas...

La consecuencia más inmediata es que nadie les explica que no se están volviendo locos, que las lesiones neurológicas pueden ser las responsables de muchos problemas diarios, de no ser ya los que eran, de no poder controlarse incluso a sí mismos, de no ser capaces de disfrutar de una comida familiar o de un paseo.

Nadie les dice que ahora viene lo importante, empezar a vivir su nueva vida. Con secuelas, algunas reversibles, otras no. Pero todas, absolutamente todas, tratables.

Los profesionales de la rehabilitación neurológica luchamos cada día porque estos pacientes vean reconocidos sus derechos y nosotros como profesionales, nuestro trabajo.

No se puede decir más claro…así que habrá que decirlo más alto.

Y como última reflexión, dos datos:

- Cada año se convocan alrededor de 6000 plazas MIR (medicina) y alrededor de 130 plazas PIR (psicología)

- Diversos estudios han concluido que cerca de un 80% de las consultas de medicina interna, se solventarían a través de la intervención psicológica.

……….¿Cuánto tiempo más seguiremos viviendo en las cavernas de la sanidad?.........

¿QUÉ PAPEL JUEGAN LAS EMOCIONES EN LA CAPACIDAD DE APRENDER?

Recientemente leí un artículo llamado “Neuroeducación: estrategias basadas en el funcionamiento del cerebro”, en el que se recogen algunas conclusiones derivadas de los últimos estudios e investigaciones sobre funcionamiento cerebral y sus implicaciones a nivel educativo.

La neuroeducación consiste en aprovechar los conocimientos sobre el funcionamiento cerebral para enseñar y aprender mejor.

Gracias a nuevas técnicas de visualización cerebral y a grandes avances en la neurociencia, podemos saber a día de hoy que el aprendizaje como tal, se produce bajo unas características (cerebralmente hablando), de las cuales unas resultan más favorables que otras.

Por ejemplo, una de esas características que favorecen el aprendizaje es el CONTEXTO EMOCIONAL.

De esta forma, si el contenido a “aprender” o “memorizar” está vinculado con una emoción, este contenido se fijará mucho antes y durante mucho más tiempo que un contenido carente de contexto emocional.

niño emociones aprendizajePor eso, una de las conclusiones es que LAS EMOCIONES SON FUNDAMENTALES EN EL PROCESO DE APRENDIZAJE HUMANO, de forma que si en el contexto educativo implicásemos más al niño/a en el contenido a través de las emociones, su rendimiento sería significativamente superior al que podemos obtener tras una orden de memorizar un contenido falto de contexto emocional.

Esta información no es nueva. Desde los principios de las leyes evolutivas se ha visto con claridad este fenómeno.

Necesitamos como especie animal, aprender con emociones, ya que estas son las que nos “indican” si una experiencia será útil en la memoria, o por el contrario no está vinculada con nuestra supervivencia, y por lo tanto, no tiene sentido adaptativo retenerla en nuestra mente por más de un tiempo a corto plazo.

Si un ciervo memorizase un episodio en el que un león se come a un compañero de manada con la misma intensidad y bajo el mismo criterio que un episodio en el que un humano se acerca a unos metros para fotografiarlo, probablemente no quedarían ciervos ni fotógrafos vivos en la faz de la tierra, ya que al no haber adquirido ningún aprendizaje basado en la experiencia y en la emoción de esa experiencia, en una situación de peligro grave, el ciervo no reaccionaría con el miedo y la prevención necesarios para salvar su vida, y de la misma manera, ante una situación que no resulta potencialmente peligrosa y amenazante para su supervivencia, el ciervo podría generar demasiada energía y estrés para realizar una huida que no es necesaria.

Entonces, ¿por qué los ciervos saben cuándo tienen que generar energía y estrés para huir y cuándo no es necesario?

La respuesta es POR EL CONTENIDO EMOCIONAL de las experiencias en las que se adquieren los aprendizajes.

Las emociones permiten llevar a cabo APRENDIZAJES ADAPTATIVOS, de forma que sólo mantenemos en nuestra memoria a largo plazo aquello que es importante para nuestra supervivencia, mientras que no fijamos de la misma manera un recuerdo/episodio/experiencia que no ha resultado útil biológicamente hablando.

Si todas las especies animales adquieren los aprendizajes más importantes a través de las emociones, ¿cómo es posible que pretendamos enseñar al ser humano (como especie animal) ciertos contenidos, valores, comportamientos, etc, sin incluir un contexto emocional en los contenidos que les proporcionamos?

Si esta cuestión se ahondase, conseguiríamos no sólo una mayor adaptación y rendimiento en el ámbito educativo, sino también en el hogar, en el que se generan la mayoría de los aprendizajes básicos y necesarios para la supervivencia.

 

 

 

 

 

Subcategorías